Todo lo que necesitas saber sobre los créditos ECTS

El inicio de la universidad es un momento de nuevas experiencias, conceptos y aventuras. Por eso, no es de extrañar que, especialmente antes de elegir carrera, comiences a tener dudas respecto a algunas cosas.

Una de las dudas más frecuentes de todos los alumnos de bachiller que quieren ir a la universidad suele ser los créditos ECTS. ¿Sabes de qué te estamos hablando? Si te suena, pero quieres saber más sobre ello, te recomendamos que sigas leyendo.

Los créditos ECTS, ¿qué son?

Cuando los alumnos dejan bachiller deben enfrentarse a novedades de todo tipo, como lo que se refiere a los créditos ECTS. Ya te lo adelantamos: ¡es más fácil de lo que parece!

Las siglas ECTS se corresponde con la definición inglesa de «European Credit Transfer System«. Traducido, hablaríamos del Sistema Europeo de Transferencia de Créditos. Esto es la norma sobre la que se basan todas las universidades europeas para garantizar que las titulaciones y grados, e incluso másters, sean equivalentes en todos los países que cuenten con este sistema. 

Si resumimos todo esto en una frase sencilla, los créditos ECTS son las unidades de medida sobre las que se evalúa cada asignatura y tu trabajo total en la universidad. 

¿Para qué sirven los créditos ECTS?

Si estás a punto de iniciar tu etapa universitaria, pero todavía no has realizado tu matrícula, entonces todo esto te parecerá de otro idioma. La realidad es que en la matrícula verás que todas las asignaturas se determinan por estos créditos. En total en toda la carrera, deberás haber cubierto un número determinado de créditos ECTS que podrás encontrar en las especificaciones de cada universidad. Pero, ¿para qué sirven concretamente?

Es el momento de ir acostumbrándose a escuchar esta palabra más a menudo de lo que nos gustaría. Las notas son muy importantes en cualquier carrera para superar las asignaturas, pero hay que tener en cuenta los créditos que suponen cada una de ellas. Como ya te hemos contado, los créditos ECTS son la forma en la que se evalúa tu trabajo, y para ello se dividen en el porcentaje de trabajo en casa o el porcentaje de horas que deberás ir a clase, por ejemplo. 

Vamos al grano. ¿Para qué sirven los créditos ECTS? Es muy sencillo. Gracias a este sistema, es posible la validación de créditos, estudies donde estudies. Así, no tendrás problema en cambiar de Universidad dentro de la unión europea sin problemas de convalidaciones.

Por eso, tienes la oportunidad de optar a cualquier programa Erasmus o similares, o simplemente irte a estudiar fuera por tu cuenta (o dentro de España). Así, dejarás de preocuparte por las convalidaciones o por lo que se estudia en uno u otro lado: con tener todos los créditos que se exigen en la carrera será suficiente. 

¿Qué contabilizan los créditos ECTS?

El sistema clásico de evaluación únicamente contaba las horas lectivas, es decir, las horas que pasabas en clase. Sin embargo, este sistema no siempre funcionaba (o funciona, en algunos casos). Dentro del número de horas que representa cada asigntatura debes contar con el estudio personal, las horas de tutoría, las horas lectivas, el tiempo dedicado a prácticas o trabajos, el tiempo de éxamenes… ¡Y no sólo eso!

Hay actividades culturales o seminarios que tambien suman créditos, así que se acabó lo de rechazar eventos que te parecen importantes para avanzar en tu carrera o asentar conocimientos, porque también contarán para la consecución de la carrera. Quizás te encuentres con que un curso de 30 horas cuenta 1 crédito (y es posible que pienses que es poco), pero todo suma. Eso sí, lo mejor es que consultes el máximo de eventos de este tipo a los que puedes acudir y que pueden contarte al final. 

Toda la reestructuración de cómo se imparten las clases y cómo se cuentan los créditos ha ido variando con el tiempo, de forma que se ha cambiado el sistema de 10 créditos (de horas lectivas) por asignatura. Actualmente, la media de horas de cada crédito corresponde a unas 30 horas. ¿Ya has hecho los cálculos?

¿Cómo se reparte cada crédito?

La cuestión es que cada asignatura suele ser equivalente a 6 créditos, aunque por ejemplo una asignatura anual puede valer más, y una optativa menos. Pero esto dependerá de la carrera y la universidad. Desde las universidades suelen darte la relación de créditos y cuántos debes coger en total para superar la carrera.

En general, el reparto suele dividirse más o menos en un 40% de clases presenciales, otro 40% de prácticas y el resto en el trabajo en casa, estudio, evaluación y seminarios, entre otros. Ten en cuenta de que esto es sólo una aproximación, y que cada profesor y cada asignatura tiene su propia división que te explicarán al comienzo de cada asignatura generalmente. 

Y si has llegado hasta aquí es posible que estés pensando, ¡qué locura! Pero te prometemos que una vez que entres en la dinámica universitaria, lo entenderás todo a la perfección. Estamos seguros de que estás expectante por comenzar esta nueva etapa, pero si vas a estudiar en Pamplona y todavía no sabes dónde vas a vivir…¿Qué mejor que en un piso de estudiantes pero sin tener que preocuparte de nada? Tendrás tu independencia y vivirás con gente afín a ti. ¿Quieres saber más? Pídenos información y estaremos encantados de resolver todas tus dudas. ¡Te esperamos!

COMPARTE ESTE POST
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar