ch

“Este año en septiembre empiezo a estudiar”. Esta frase suena en nuestras cabezas desde que nos pilló el toro los exámenes pasados. Pero sabemos que no es real. Año tras año es la misma historia, y parece que no aprendemos.

 

Sin embargo, existe un método para evitar catástrofes. No se trata de hacer intensivos nocturnos, ni estudiar todos los días 6 horas desde el primer día. La clave para que todo resulte más fácil desde el inicio de curso es la ORGANIZACIÓN.

 

Es muy importante tener claro desde el principio qué me piden de cada asignatura. Puedes concederte una o dos semanas de ambientación, de “aterrizar” en el nuevo curso. Pero una vez instalados en el nuevo curso hay que mentalizarse. El truco está en “no perder el hilo”. No se trata no para de estudiar desde septiembre, sino de saber por dónde se va en cada asignatura, de no perderse, que no salga de clase pensando: “¿De qué hablaba?”.

 

Para que esto no ocurra, es muy importante ir a clase y aprovechar el tiempo, ¡que merezca la pena el traslado a la universidad!

 

¡Este año será diferente del resto!

 

En Campus Home te ayudamos a que este propósito se cumpla, porque queremos que disfrutes de tu etapa universitaria, y eso conlleva triunfar en tus estudios.

Deja un comentario

Al seguir navegando en el sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close